[Galería de fotos] Eduardo Martínez en el Palacio de Valdecarzana

En Te miro; duermes…el reloj se quedó en el desamor, en la pérdida insaciable del tiempo que, en el mejor de los casos, no se sabe si se llegó a tener realmente. En la obra hay siempre, casi invariablemente, una melancolía de lo que pudo llegar a ser, pero se quedó por el camino de la inseguridad, del miedo al equívoco. Del modo, al fin, en que la vida nos va llevando a casi todos. El lector se verá reflejado en muchos de los poemas porque sin duda, la felicidad, son solo momentos…

Entradas relacionadas

No results found

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú